jueves, 20 de septiembre de 2007

Se viene la Msk Fea II



Debido a una serie de percances de esos que suelen distraernos de las tareas fundamentales, el blog de MSK FEA había estado un poco aletargado... Tocaba esperar que se hicieran más historias y nuevas canciones.
El aguacero ha pasado y de nuevo volveremos a anudar uno a uno los temas que se van tejiendo. Ya volvemos, en pocos días. Espérennos...

Abrazo a todos y gracias por estar pendientes del blogcito....

sábado, 23 de junio de 2007

Por las victimas, que somos todos

El silencio acompaña el penoso deambular de las victimas de esta guerra mezquina y ambiciosa. No tienen rostro porque si lo muestran pueden ser asesinadas. Son multitudes anónimas que ya ni siquiera esperan justicia. Sus reclamos son apabullados por las papayeras y los intereses nacionales, que no son exactamente los de todos los ciudadanos. Por la paz de la nación deben acallar sus gritos porque resulta inconveniente que se sepa tanta muerte, tanto dolor y tanto sufrimiento. Lo que debemos saber es que sus reclamos deben ser los nuestros, que su dolor debe ser nuestro, que su duelo debe ser nuestro, que su destino es el nuestro. Qué mas silencio, qué más humillación, qué más perversa ignominia... Para ellos y nosotros va este tema


martes, 19 de junio de 2007

Música incidental para neverland



Criminales de lesa humanidad son vitoreados por muchedumbres que han sido oportunamente contratadas para ello. Hay gente que se presta para eso. Humillante. Vergonzoso. Indignante. Pero por veinte mil pesares van hasta donde sea necesario para hacer barra por el que toque. Qué cosa tan patética... por otros viente mil votaron hace cuatro años, y hace ocho por quince, y hace doce por diez, y por dos hace cincuenta... y así, según la rebajina del peso. Esa es la democracia que se ha praticado por acá. Y quien le ha preguntado a la "clase dirigente" por lo que nos han dejado? Quien la juzga? La Historia? Vaya consuelo... Este tema surge del cansacio que produce tanta hijueputez... sobre todo la de los últimos días. Sobre todo la de los últimos dos siglos.


sábado, 9 de junio de 2007

Llegó la verdadera MSK FEA

Todo empezó cuando el mono llegó a mi casa con un piano de juguete que la “abue” le regaló. “Polita” siempre lo inició en las cosas fundamentales de la vida, como cuando le regaló el Sagrado Morraco, pero eso es parte de otra historia. El caso es que a aquel pequeño piano de cola se le unió mi vieja guitarra, que en otros tiempos entonara alegres bambucos y guabinas, y luego saltara a otros tonos y otros bundes. Luego, en una de las muchas noches de caminatas sin rumbo, encontramos un pequeño teclado Fischer Price entre un montón de basura. Lo arreglamos y se convirtió en nuestra percusión, que era lo único que le servía. Otra noche, caminando por Chapinero, sin saber cómo ni porqué, de un taxi salió despedida una pandereta que vino a dar a nuestros pies, y allí se conformó primer el repertorio instrumental. Así se inició materialmente la MSK FEA.
El sonido propio llegó después y fue mero accidente, antes que búsquedas estéticas. En medio de la precariedad instrumental y técnica siempre faltaba algo. Por eso tocaba usar el trabapalancas para el Deck; y pegar el micrófono al timón de la brilladora; y a la guitarra ponerle una segunda donde iba la primera, e improvisar con los escasos micrófonos e instrumentos con que se contaba. Por eso sonaba así. A partir de ahí empezamos a hacer nuestros primeros pinitos. Descubrimos que si el mono tocaba solamente las teclas negras del pianito aquel, la cosa se podía sostener por Mi Mayor. Él podía volar sobre las teclas y nunca se desafinaba la cuestión. Eso fue clave. Ahí fue que la MSK FEA encontró su tono.
La otra cuestión fue descubrir que al resto del combo la cosa le sonaba. Primero llegó el Mosko, con su sorprendente facilidad para la composición, la letra improvisada y con sentido; le agregó el tarro con semillas, su instrumento predilecto, y las primeras canciones vieron la luz. En seguida los poemas del viejo Philo fueron un objetivo obvio de la MSK FEA, pero la cosa derivó en fracaso, y él terminó por identificarse plenamente con la composición repentina. Más tarde llegaría pachito y su armónica, Henry y sus rimas... y luego todo aquel que pasara por mi casa. Esa fue una característica fundamental del asunto. Junto al hecho de que todos sus practicantes eran neófitos en las cosas de las corcheas y los pentagramas, y pocos se habían atrevido siquiera a hacer sonar la “rasca”, en la MSK FEA no se hacía covers. Todo era nuevo. De resultas de todo esto, cualquiera tocaba lo que quisiera, salvo cierto orden: el mono iba en los teclados, yo en la guitarra; el micrófono era itinerante. A veces el Mosko, a veces el Philo, a veces Pachito. Todos los tonos, todos los estilos, todos los dilemas. Cada uno tenía su tono, cada uno traía sus propias letras. Solían pararse al micrófono y disparar incontenibles rimas y antirimas, evocaciones de cosas inciertas y extrañas, sucesos y noticias, sueños y frustraciones. Sólo era empezar y la cosa tomaba su propio rumbo. LA MSK FEA era algo que no podíamos explicarnos. Sonaba a nuestra manera y decía lo que se nos daba la gana. Fue totalmente nuestra. Y eso era algo mágico, casi sagrado... vernos a todos conectados ya no por las palabras y los tricorners, sino por nuestras almas, hablando a través de la MSK FEA... Dios nos bendiga, de verdad.

miércoles, 6 de junio de 2007

EXTRA DE MSK FEA: Cinco horas más tarde


Como un anticipo a todos los que la esperan, decidimos sacar a la luz este empolvado tema. Se trata de una muestra de la MSK FEA que se hacía con lo que se tuviera a mano. En dicha ocasión los participantes fueron el Viejo Phil en el teclado, el Mono en la caja vallenata, el Viejoskr en la guitarra acústica y, haciendo sus pinitos en las lides de esta práctica, el viejo Henry Hendrix en la eléctrica. Este tema fue grabado precisamente en su casa de la Española, una tarde de sábado del mes de mayo de 1988. Acá se puede apreciar que para hacer MKS FEA sólo era necesario que alguno diera la partida y el resto se le colgaba en el camino.

martes, 29 de mayo de 2007

La Bara


Nunca supe a qué horas mi hermano Sayed se convirtió en el émulo de Hendrix. Recuerdo cuando, siguiendo el ejemplo de su hermanito mayor, se reunía con sus amigos en su cuarto a destrozar los tímpanos de sus vecinos. Eso tuvo un sorprendente resultado. Fue en Ubaque, en aquel legendario concierto que estuviera a punto de finalizar en linchamiento popular, que Sayed y el Pollo se inauguraron y nos sorprendieron a todos. Allí estaba el gérmen de la Bara.
Luego de muchos ires y venires el grupo se fue consolidando: Edgar, con su gigantesca presencia y su caustico humor, se convirtió en la voz; Pelos llegó al bajo… “el bajo más bajo de todos”; Pollo en la Batería y Sayed en la guitarra líder. Toques en los lugares más escabrosos –colegios, ferias y bazares-, conciertos en bares que nunca se llenaban y donde siempre fallaba un equipo, o se rompía justo la cuerda que no tenía repuesto; pero también toques inspirados y sorprendentes que dejaron un sinnúmero de seguidores que todavía preguntan…
En los últimos años, y en un gesto maternal me acogieron como su quinto elemento, cosa que se agradece, pues la orfandad musical es algo que linda con lo trágico. Esa pues, ha sido la historia de la Bara, que se empeña en no morir, así los trajines de lo urgente no dejen tiempo para lo más importante.




2007 Ilimited Edition


Como no sé cuanto tiempo esté por acá, ni cuando la parca venga a golpear la puerta, he decidido compartirles estos temas. Caseros, imperfectos, pero hechos de corazón.
Un abrazo a todos

Ir a MSK FEA on line